Noticias

#TuFuturoEsHoy nominado al Premio Knowsquare 2014 al mejor libro de empresa            #TuFuturoEsHoy entre los 25 superventas de la autoayuda para la revista Psicología Práctica            #TuFuturoEsHoy entre los 10 mejores libros de management de 2014 según Juan Carlos Cubeiro            #TuFuturoEsHoy libro-regalo a los voluntarios del evento solidario #MuestraMejores de Helping by Doing

Introducción

Mirar hacia dentro es una decisión que cambiará tu vida. Preguntarte por qué te ocurre lo que te ocurre, y cómo puedes hacer que cambie, es un reto sólo apto para valientes.

Las personas tendemos a vivir sin hacernos demasiadas preguntas. Puede que sea por miedo a descubrirnos, a conocernos de verdad –más allá de esa concepción idealizada que tenemos de nosotros– el caso es que nos cuesta encontrarnos a solas con nosotros mismos, porque tal vez las respuestas que hallemos nos hagan ver una realidad totalmente diferente a la que vivimos, y ello nos obligue a cambiar, algo que no siempre es de agrado para el ser humano.

En otras ocasiones, no es que no nos hagamos preguntas, sino que no nos planteamos los interrogantes correctos, y por tanto, las respuestas que encontramos tampoco nos satisfacen plenamente.

La realidad es que sólo en tu interior podrás descubrir las respuestas que buscas fuera. Esas respuestas serán las semillas para tu crecimiento interior, para conectar contigo mismo, para saber quién eres tú, aceptarte, y poder construir sobre ello la realidad que quieres para ti.

Cada persona es única e irrepetible, una pieza del puzle del universo hecha vida destinada a encajar allí donde corresponde. El psiquiatra suizo Carl Gustav Jung lo expresó así: «La vida te hace una pregunta cuya única respuesta es tu vida».

La verdadera vida empieza cuando te das luz a ti mismo. Huimos de nosotros mismos, y el resultado es nefasto. Porque la huída alivia, pero no cura. En una de las escenas de la película La leyenda de Bagger Bance (2000), dirigida por Robert Reford, el caddie Bagger Bance (Will Smith) –en el papel de coach– le comenta a su pupilo –en el papel de coachee– Rannulph Junuh (Matt Damon):
«Hay un golpe perfecto que nos elige a cada uno de nosotros y lo que tenemos que hacerle es despegarle el camino. Dentro de cada uno de nosotros está nuestro único, verdadero y auténtico swing, algo con lo que nacimos, algo que es nuestro y solamente nuestro. Algo que no puede ser aprendido, algo que tiene que ser recordado».
Tu mayor obstáculo –y también tu mayor aliado– eres tú mismo. Afrontar tus miedos te hará grande; ignorarlos te hace pequeño. Se trata de descubrirte, tal como eres, y aceptarte, para luego, crearte, con todo un mundo de posibilidades si te dejas ser.

Para cambiar las cosas, el primer paso es aprender a verlas, para después, empezar a hacer. Porque sólo se consigue hacer, haciendo. De nada sirve la reflexión si no es para pasar a la acción. De nada sirve la acción si no es fruto de una reflexión. Reflexión y acción son un tándem que se necesitan –y retroalimentan– mutuamente para producir cambios.

El desarrollo personal –entendiendo como tal el despliegue del potencial que hay dentro de cada persona para conseguir sus metas y ser más feliz– se articula en torno a tres claves:

▪ Por qué [Causa]. A menudo lo que nos pasa es que no sabemos lo que nos pasa. Sólo desde la raíz del problema, estableciendo un diagnóstico adecuado y sabiendo Por qué nos ocurre lo que nos ocurre, se pueden establecer medidas de curación.

▪ Qué [Acción]. Identificado el problema, se pueden definir las acciones correspondientes que nos impulsen a llegar allí donde uno siempre quiso.

▪ Cómo [Método]. Pero no basta saber Qué hacer, hay que saber Cómo hacerlo. Establecer una metodología que sirva como hoja de ruta precisa y que permita controlar las desviaciones.

Con frecuencia, la literatura de desarrollo personal se han centrado en el Qué hacer, pero la experiencia dice que mucha gente sabe lo Qué tiene que hacer pero no lo hace, lo que es indicativo de que algo falla. Ello es debido a que previamente es necesario entenderse –Por qué pienso y siento de determinada manera– y posteriormente establecer un Plan de actuación –Cómo hacerlo– para que las acciones –Qué– se vean materializadas de forma óptima.

Un ejemplo. Mucha gente sabe que para triunfar y avanzar en la vida hay que salir necesariamente de la ʻzona de confortʼ –Qué hacer–, pero luego poca gente da un paso más allá de las fronteras delimitadas por la misma. Entender Por qué tenemos miedo –y no negarlo como solemos hacer– nos permite abrazarlo y tener una relación más amable con él, para entonces, desde la aceptación, establecer diferentes Cómo que permitan poner los pies fuera de esa ʻzona de confortʼ.

Tienes en tus manos un libro para crear tu destino. En él se abordan cuarenta de las principales cuestiones que afectan a cualquier persona interesada en su desarrollo personal.

Los capítulos están estructurados siguiendo un esquema y secuencia que responde a lo que es nuestro propio Modelo de Desarrollo Personal (MDP) basado en la experiencia y la investigación. En concreto:

— Lo primero de todo es tener clara nuestra Vocación (capítulo 1) para, a partir de ahí, definir con claridad las Metas (capítulo 2).

— Posteriormente hay que establecer una Estrategia (capítulo 3) para ver materializadas esas metas.

— Inmediatamente hay que ponerse en Acción (capítulo 4) y para ello es fundamental aprender a gestionar el Cambio (capítulo 5) y ser capaces de superar nuestros Miedos (capítulo 6).

— En el trayecto hacia la realización de nuestras metas son fundamentales dos cosas: no perder nunca el Foco (capítulo 7) y tener un  Compromiso (capítulo 8) del cien por cien con nuestras objetivos.

— Para tener éxito, hay que cultivar ciertos Hábitos (capítulo 9) y moverse siempre en Entornos (capítulo 10) que permiten el desarrollo y no lo anulen.

— Igualmente, en el camino hacia la cima, hay aspectos que hay que desarrollar y cuidar como la Marca Personal (capítulo 11), el Networking (capítulo 12), Hablar en Público (capítulo 13) y la Productividad (capítulo 14),

— Además, es fundamental saber crear Equipo (capítulo 15), desarrollar el Liderazgo (capítulo 16), la Inteligencia Emocional (capítulo 17) y el Emprendimiento (capítulo 18) o, en su caso, la Empleabilidad (capítulo 19).

— También hay que tener en cuenta que la lucha nunca será una línea recta, por lo que habrá que gestionar Fracasos (Capítulo 20) y Envidias (capítulo 21), lo que implica tener una alta Resiliencia (capítulo 22) y una buena Actitud (capítulo 23).

— Por otro lado, para triunfar es esencial todo el despliegue del Desarrollo Personal (capítulo 24) para que el Talento (capítulo 25) abra las alas, lo que implica cultivar la Autoestima (capítulo 26), controlar nuestros Pensamientos (27), cambiar ciertas Creencias (capítulo 28), superar algunos Complejos (capítulo 29), desarrollar el Optimismo (capítulo 30), dominar el Cerebro (capítulo 31) y saber tener Paciencia (capítulo 32), para que acabe llegando el Dinero (capítulo 33).

— Nadie puede solo alcanzar su máximo potencial, por eso, todo este recorrido de crecimiento personal y profesional es necesario hacerlo a través de un proceso de Coaching (capítulo 34).

— Por último, a lo largo del trayecto siempre deberían estar presentes los Valores (capítulo 35), la Gratitud (capítulo 36), el Amor (capítulo 37), practicar el Mindfulness (capítulo 38) y disfrutar del Sexo (capítulo 39), con el objetivo de construir la Felicidad (capítulo 40).

Cada una de estos cuarenta capítulos–temáticas responde al siguiente formato:

▪ Pregunta y respuesta. Cada pregunta te hará reflexionar sobre el porqué te pasa lo que te pasa –profundizando en tu realidad– y cómo cambiar aquello que quieres cambiar, esto es, las estrategias y herramientas para mejorar lo que quieras mejora. A partir de ahí, sólo te queda hacer.

▪ Pasos para la acción. Cinco claves concretas a poner en práctica y así poder cambiar, mejorar o desarrollar aquella área que necesites.

▪ Libros recomendados. Cinco publicaciones de interés para profundizar en la temática de tu mayor interés y necesidad.

Tu futuro comienza HOY. No es casual el título del libro, y responde a varios motivos:

▪ Porque sin acción no hay resultados. Para conseguir algo, hay que ir a por ello. No es posible otra cosa. Desde el sofá ningún cambio es factible. El mero hecho de desear algo no te llevará a conseguirlo. Mucha gente desea muchas cosas y su vida sigue igual. Para tener éxito hay que actuar. De otro modo tu mañana será igual que tu hoy. Anthony Robbins lo expresa así de irónico: «Si no se necesitara más que buenas ideas y mentalidad positiva, entonces todos habríamos tenido ese pony cuando éramos pequeños».

▪ Porque nuestra vida es un reflejo de nuestros hábitos. Y un hábito se construye por repetición, a fuerza de ejecutar una y otra vez una acción en una determinada dirección. Por tanto, cuanto antes se empiece, antes se logrará aquel comportamiento que queremos adquirir. Cada día que pasa ya no vuelve, o se aprovecha o se desaprovecha, no hay término medio. Nada tarda tanto como lo que no se empieza. Ya lo advirtió Karen Lamb: «Dentro de un año te arrepentirás de no haber empezado hoy».

▪ Porque un gran éxito es la suma de muchos pequeños éxitos. Nada grande se logra de un día para otra. Hacer y dar lo mejor en cada momento crea el futuro que añoramos. El actor Will Smith lo explicaba de la siguiente manera en una entrevista: «Jamás digas que hay algo que no puedes hacer. No se trata de construir la pared más grande e impresionante de un día para el otro. Pon un ladrillo cada vez. Di: ʻvoy a poner este ladrillo tan perfectamente como un ladrillo puede ponerseʼ. Y si lo haces todos los días, pronto tendrás una pared grande e impresionante».

▪ Porque sin sentido de urgencia no hay cambio. Cuando no hay una necesidad inmediata de hacer un viraje en nuestras vidas –un porqué suficientemente motivador y ardiente– es fácil dejar las cosas para más tarde y caer en la pereza. La ʻperecitisʼ es uno de los grandes enemigos del ser humano, un lastre que nos lleva a vivir vidas pequeñas muy alejadas de nuestro auténtico y verdadero potencial. Sin sentido de urgencia la llama del deseo pierde calor a medida que pasan los días.

En definitiva, sólo tú tienes la responsabilidad de crear tu vida, de vivir la vida que quieres, de conseguir una existencia plena, con cada acción que te acerca a aquello que quieres, y así poder ser quién quieres ser.

No es magia, es desarrollo personal. La felicidad, el amor, la confianza no se buscan ni se encuentran, se construyen; y se construyen desde la determinación, el esfuerzo y la actitud. Todo es posible, pero nada es gratuito.

Ahora te toca a ti decidir qué hacer y hacerlo. Como decía el boxeador Mohamed Ali, medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Roma de 1960:
«Imposible es sólo una palabra que usan los hombres débiles para vivir fácilmente en el mundo que se les dio, sin atreverse a explorar el poder que tienen de cambiarlo. Imposible no es un hecho, es una opinión. Imposible no es una declaración, es un reto. Imposible es potencial. Imposible es temporal. Imposible no es nada».